¿Qué es lo que se celebra en Sheminí Atzeret?’.

Por un lado, esta fiesta parece ser parte de Sukot. Muchos suelen razonar: Así como Pesaj tiene un séptimo día, Sukot tiene un octavo día que se llama "Sheminí Atzeret".

Sin embargo, cuando empezamos a leer la literatura rabínica y los libros de Halajá empezamos a confundirnos.

 

Allí se nos dice que para Sheminí Atzeret debemos salir de la Suká, el Kidush se dice nuevamente en la mesa del comedor.

Se acabó Sukot.

Sheminí Atzeret  es un ‘reguel bifnei atzmo’ (una festividad autosuficiente).

Y entonces, vuelve la pregunta del comienzo.

 

¿Qué celebramos en Sheminí Atzeret?

 

Posiblemente una de las respuestas más originales aparezca en los escritos de uno de los comentaristas más afamados de la Torá: el Jizkuni.

En su comentar
io a VaIkrá 23, 36 nos dice:

 

¿A qué se parece Sheminí Atzeret?
A un rey al que vinieron a visitar sus hijos desde lejos.

Cuando se estaban yendo, les dijo: ‘¿Cuándo volverán a visitarme?’.
Le dijeron: ‘En cincuenta días volveremos’.


Los dejó ir en paz.


Cuando vinieron por segunda vez (a los cincuenta días) les preguntó: ‘¿Cuándo volverán a visitarme?’.

 

Le dijeron: ‘En cuatro meses volvemos’.

A la tercera vez le dijeron al rey:

Vamos a regresar recien dentro de seis meses’.
 

Les dijo el rey: ‘Entonces quédense un día más para que pueda disfrutar de su presencia’.

De la misma forma, cuando termina Pesaj, Dios no se preocupa porque sabe que en cincuenta días llega Shavuot.

Cuando Shavuot termina, Dios tampoco se preocupa porque sabe que en cuatro meses llega Sukot.

Pero cuando el día de Hoshaná Rabá, Dios aprecia que la próxima visita está lejana en el tiempo (ya que faltan seis meses para Pesaj), Dios dice: ‘Quédense un día más’.

 

Sheminí Atzeret, es ese día de más.

Sukot fue una fiesta universal.

Pedimos allí por las lluvias,

Rezamos por el bienestar de las naciones del mundo.

Sukot es ‘La Fiesta de Todos’.

Sheminí Atzeret es una fiesta sólo para Israel.

Es como aquellas fiestas en las que celebramos con mucha gente.

 

Como en toda fiesta, hay invitados queridos e invitados por compromiso.

Bailamos, comemos todos juntos...

 

Pero al final de la fiesta hay una media hora en la que todos ya se fueron y quedan sólo los íntimos.

 

Es esa media hora inolvidable, de una intimidad superlativa, en la que sólo nos quedamos con aquellos que amamos profundamente.

 

Sheminí Atzeret es el momento de mayor intimidad del año entre el pueblo de Israel y su Dios.

 

Es como esa media horita final con los íntimos; una fiesta aparte.

Tal vez en ese sentido, Sheminí Atzeret sea la fiesta más importante del año.

Vamos a servirnos de la metáfora de la pareja.

Pesaj, la primera de las fiestas de peregrinación (el primero de los regalim), es la fiesta del noviazgo.

Hasta allí, Israel sólo conocía a Dios por trascendidos.

Shavuot es la fiesta del compromiso.

Son los tnaim.

En la fiesta de la entrega de la Torá se ponen las pautas y las reglas de juego de la pareja.

Sukot, con su Suká, es símbolo de la Jupá.

Sukot es la fiesta de la unión, con los invitados a nuestro alrededor, gozando con nuestra alegría, regocíjandose con nosotros.

En esta metáfora de la pareja, Sheminí Atzeret sería la noche de bodas.

 

Es el ‘Por fin sólos’.

Es la intimidad hecha canción y celebración.

Iasis Alaij Elohaj, KiMsos  Jatan Al Kalá.

Que Dios pueda regocijarse con nosotros, y nosotros con El, en está noche de Sheminí Atzeret, tal como el novio se alegra con su novia y la novia con su novio.

La noche de bodas

Sheminí Atzeret

Rabino Gustavo Surazski, Ashkelon, Israel

gustisur@gmail.com

+972547675129

  • Blogger Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon