"No andes trás la mayoría para hacer el mal; y no respondas en un proceso yendo trás la mayoría para desviar (la justicia)". (Shemot 23, 2).

 

La expresión hebrea "Ajarei Rabim Lehatot" (Ir trás la mayoría), se ha transformado –posiblemente- en uno de los anclajes bíblicos de los regímenes democráticos. Sin embargo, nuestros sabios, de bendita memoria, han interpretado de manera llamativamente libre este versículo, desviándose de la literalidad bíblica.

 

Muchos son los midrashim que abordan este versículo. Hay quienes dicen que la Torá se refiere aquí al modo en el que se fija sentencia en los Tribunales Rabínicos; la sentencia se establece de acuerdo a la opinión de la mayoría. Dice el RaMbaM en su Mishné Torá: "En un Tribunal (Rabínico) en el que algunos (de sus miembros) dicen "Inocente" y algunos dicen "Culpable", se va trás la mayoría, y este es un precepto positivo de la Torá, ya que está dicho: "yendo trás la mayoría" (Hiljot Sanhedrín 8, 1).

 

Sin embargo -como lo he dicho- este versículo es en cierto modo problemático porque está diciendo exactamente lo contrario al significado que se le dió con el correr de las generaciones.

 

La Torá, según la lectura lisa y llana del Texto, está diciendo aquí: "Si ves a la mayoría desviarse del camino, no vayas trás ella sólo porque son mayoría". Y aun así a este versículo –en su interpretación libre- se le confirió un valor supremo en la literatura rabínica.

 

....

 

Uno de los pasajes talmúdicos que están inspirados en este pasuk de Parashat Mishpatim, es el relato del horno de Ajnai (Baba Metzia 59b), a mi opinión uno de los relatos más poderosos del Talmud.

 

Se habla allí sobre una dura disputa entre JaZaL acerca de la naturaleza de un horno de arcilla. Se trata de una pieza que había sido seccionada y sus partes se habían vuelto a unir con arena adquiriendo la forma de una serpiente enrollada (la palabra Ajna, en arameo, es un tipo de serpiente). Los Sabios consideraban que dicho horno podía atraer impureza, mientras que Rabí Eliezer lo consideraba puro.

 

Rabí Eliezer, cuya opinión no era respladada por ninguno de los Sabios, comenzó a traer del Cielo señales sobrenaturales para respaldar su opinión. Hizo que un algarrobo sea arrancado del suelo, que una corriente de agua cambie su rumbo, y que los muros del Beit Midrash se inclinen, a punto de caerse. Finalmente afloró una voz celestial y respaldó la opinión de Rabí Eliezer.

 

Y aun así, la opinión de la mayoría privó y el horno fue decretado impuro de acuerdo a la opinión de los Sabios. Y el Santo Bendito se quedó observando la escena desde lo alto diciendo: "¡Mis hijos me han vencido!".

 

....

 

La disputa acerca del real significado de este versículo de Parashat Mishpatim, reviste –a mi entender- un carácter sumamente actual. Podría decir, al menos, que tiene un alcance que va mucho más allá de la legislación rabínica.

 

Democracia, no es sólo una cuestión estadística de elecciones y partidos. Los observadores internacionales que vienen a certificar la transparencia de un proceso eleccionario, constituyen un buen comienzo, no más que éso.

 

Democracia en mucho más que "ir trás la mayoría". En la democracia deben respetarse los derechos de las minorías, la libertad de expresión, la independencia de los poderes, y -sobre todas la cosas- la democracia debe estar sometida a un conjunto de normas morales que no necesariamente están escritas en algún libro o manual.

 

¿Acaso que una mayoría haya votado a Hamas para gobernar la Franja de Gaza, transforma a dicho régimen en una democracia? ¿Acaso una mayoría puede dar legitimidad a una organización terrorista?

 

Lamentablemente para muchos –incluso para muchos que no apoyaron ni apoyan económicamente a Hamas- el hecho de que la mayoría los haya elegido sería suficiente.

 

Sin embargo, y posiblemente el caso del Hamas sea emblemático, el gobierno de la mayoría es a menudo sólo un espejismo de justicia (Alguien dijo que la democracia se emparenta a menudo con las matemáticas; en ambas el UNO adquiere fuerza cuando  muchos  CEROS vienen detrás).

 

Esta vez, me quedaré con el comentario de RaSHI, quien fuera y es el más grande comentarista de la Torá:

 

Dice RaSHI: "Muchos son los midrashim que se le han dado a este versículo; no obstante, no concuerdan con su contexto". Y luego de traer varios de estos comentarios, agrega RaSHI: "Y yo digo, sin embargo, (a diferencia de nuestros Sabios) que el versículo debe entenderse de acuerdo a su contexto, y ésta es su interpretación: Si has visto a malvados torcer el juicio, no vayas a decir: "Dado que son mayoría, iré trás ellos".

 

Porque muchas veces la opinión de la mayoría es sólo una ilusión de lo correcto.  

Ir trás la mayoría

Mishpatim

Rabino Gustavo Surazski, Ashkelon, Israel

gustisur@gmail.com

+972547675129

  • Blogger Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon