La  pelea entre hermanos es una de las señales distintivas de Sefer Bereshit. Era hora de que la Torá nos muestre la otra cara: la de un hombre que se juega por su hermano...Y ese hombre fue Iehudá, al comienzo de nuestra Parashá.

La historia, atrapa y apasiona. Iehudá regresa a la tierra de su padre con sus hermanos, y asegura a Iaakov que cuidará de Biniamín, ‘único’ hijo vivo de su amada Rajel. Era imprescindible regresar a Egipto con él; Iosef lo había ordenado. De otra forma Shimón, quien había quedado como ‘rehén’ en Egipto, podría quedar preso de por vida.

 

Pero súbitamente, y al regresar a Egipto, Iehudá comienza a experimentar la peor de sus pesadillas. Biniamín, luego de un ardid ideado por el mismo Iosef, es acusado de robo y apresado.

 

Iehudá estaba en serios problemas. En uno de las arengas más estremecedoras de todo el texto bíblico, Iehudá suplica a Iosef por la liberación del joven, y propone a Iosef quedar como esclavo a cambio de la libertad de su hermano. Sabía que su padre moriría de pena si regresaba a Cnaan sin él. Iosef ya no pudo contenerse más. Hizo salir a todos los intrusos del lugar, y delante de sus hermanos confesó su identidad.

 

Iehudá, el mismo Iehudá que años atrás había propuesto la venta de Iosef, prefiere ser esclavo de por vida con tal de que su hermano sea liberado. Por primera vez en toda la Torá, un hombre asume responsabilidad por su hermano y, en lugar de celarlo, se ‘juega’ por él.

 

Este pacto de amor que se sella entre Iehudá y Biniamín, tendrá siglos después sus implicancias históricas. De las doce tribus de Israel, diez se han perdido. Las tribus de Iehudá y Biniamín fueron las únicas que lograron sobrevivir a las persecuciones y a las expulsiones a las que fuimos condenados los judíos desde tiempos inmemoriales.

 

Nosotros somos descendientes de ese pacto de amor. Paradójico, en un pueblo judío tan dividido, donde los celos, las peleas y las rencillas están a la orden del día.

 

Lo único que persiste con el paso de las generaciones, es la entrega entre hermanos, y no hay nada más bello que ello, tal como está dicho: Hine Ma Tov Uma Naim Shevet Ajim Gam Iajad. Cuán buena y bella es la convivencia entre hermanos. Ya que todo lo demás se pierde entre los vaivenes del tiempo.

Jugarse por un hermano

Vaigash

Rabino Gustavo Surazski, Ashkelon, Israel

gustisur@gmail.com

+972547675129

  • Blogger Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon